la información que buscás.
viernes, 10 de julio 11ºC Buenos Aires
Max: 11ºC | Min: 10ºC
TENDENCIAS

10 cosas que tenés que dejar de esperar de los demás

18 de junio de 2020

Vas a notar los cambios positivos que llegan a tu vida a partir de implementarlo.

Para tener más éxito, y disfrutar de relaciones más felices con la gente, y sobre todo para poder sentirte en libertad y a pleno con vos mismo, descubrí las cosas que tenés que dejar de esperar de los demás.

Las expectativas establecen un vínculo con resultados específicos, dejando poco espacio para nuevas posibilidades. Mejor evitá las decepciones que surgen de tener expectativas indebidas o exceso. Como todos sabemos, no podemos controlar todo y hacer que todos se comporten de acuerdo con nuestros deseos.

1. Validación
No esperes que otras personas validen tu valor como persona. Tu propio valor reside en vos mismo. Las otras personas están lidiando con sus propias vidas, y están ocupadas proyectando sus propias necesidades y deseos en el mundo que las rodea. No están disponibles emocional o mentalmente solo para validarte. Lo que dicen y hacen con vos es un reflejo de sus propias expectativas, y no tenés que confundirlas con las tuyas.

2. Elogios y aprecio
Puede que recibas elogios, o no. Eso no puede depender de los demás. Si hacés cosas buenas esperando que otros lo reconozcan, te vas a estar preparando para la decepción. No hagas algo para ganar la gratitud de la gente; hacé algo porque querés hacerlo, porque te ayuda a sentirte mejor o porque coincide con tu integridad. Elogiate a vos mismo.

No importa lo que otros vean. Lo que importa es lo que pensás de  vos mismo. Comprometete personalmente en tener un diálogo interno motivador. Eso te va a conducir a la autovalidación.

Leé también Preocupación excesiva por la salud: ¿en qué consiste?

3. Motivación
Nadie puede ser tu animador a tiempo completo. Un amigo puede ayudarte a levantarte cuando estás deprimido, pero solo ocasionalmente, no puede obligarte a disfrutar de la vida. Depende de vos establecer objetivos y tomar medidas para alcanzarlos.

Ponete en movimiento. Empezá a hacer fluir tu sangre, involucra tu mente en algo que no seas solo vos y sentí cómo comenzás a desarrollar un impulso.

4. Comprensión
Nadie recibió la misma educación que vos, caminado en tus zapatos o viviendo tu vida. Las experiencias que formaron tu visión actual de la vida son totalmente diferentes a las de cualquier otra persona que camina por esta tierra. Así que no esperes que alguien más “entienda” quién sos en profundidad. Algunos se relacionarán estrechamente con vos; otros no tendrán idea de lo que estás hablando.

Tal vez es hora de dejar de insistir en que otros piensen de la manera que vos lo hacés y permitiles tener su propia perspectiva, basada en sus propias experiencias únicas.

5. Optimismo
Solo vos mismo podés buscar y encontrar todas las posibilidades que ofrece tu día, tus relaciones o tu vida. Lamentablemente, la persona promedio está en constante búsqueda de todo lo que está mal para poder solucionarlo y luego sentirse feliz.

Pero solo escuchá las conversaciones a tu alrededor; encontrarás una gran cantidad de quejas y culpas. Es tu decisión si querés involucrarte en esas cosas, o abrir tu propio camino enfocándote en lo que puede ir bien en lugar de lo que está mal.

Leé también Los pesimistas, como escapar de ellos

6. Realización
Intentar encontrar a alguien más para llenar el vacío de tu vida es una persecución interminable. Dejá de esperar conocer a esa persona que pueda cumplir con todos tus criterios. Una definición clara del diccionario de la palabra “realización” dice: “satisfacción o felicidad como resultado del desarrollo completo de las habilidades o el carácter”.

Eso es. Una vez que encuentres satisfacción con tu propia vida, vas a estar listo para conectar con otros en una relación sana y mutuamente beneficiosa.

7. Alegría
Otras personas podrían hacerte sentir feliz de manera temporal, pero no podrán forzarte a ser consciente de la luz que brilla en tu vida diaria. La alegría viene de ver las cosas buenas que ya están en tu vida, tanto pequeñas como grandes.

8. Estupidez
Necesitamos ser tontos; tener momentos en los que hagamos disparates, seamos locos e irreverentes. Esto evita que nos tomemos demasiado en serio la vida. Es mejor cuando compartís estos momentos con un amigo, pero a veces no hay nadie disponible. Liberar nuestras inhibiciones, ayuda a liberar tensión.

9. Soluciones
Todos tenemos problemas. Otras personas pueden ayudarnos a buscar posibles soluciones, pero si el problema está en nuestra vida, es uno que ayudamos a crear. Depende de nosotros resolver lo que ocasionamos. Por lo general, las recomendaciones de otras personas no suelen convencernos totalmente o no son muy acordes a lo que sentimos. Solo las personas con mentalidad de víctima esperan que otros vengan a su rescate. Los vencedores revisan las opciones, toman medidas y se adaptan según sea necesario.

10. Juicio
Si crecimos recibiendo comentarios negativos, nos vamos a encontrar esperando el juicio de los demás. Cuando alguien ofrece un comentario, buscamos un significado oculto detrás de sus palabras. Creemos que todos tienen intenciones ocultas. Todo lo que otras personas hacen es sospechoso.

Si recibimos un cumplido, nos preguntamos qué quiere esa persona de nosotros. Si buscamos comentarios negativos, estamos seguros de encontrarlos en todas partes.

Tal vez sea hora de que dejemos de esperar cosas de los demás y hacernos cargo de nuestra propia vida. ¿Qué errores del pasado estás listo para perdonarte?  ¿Qué cambios querés hacer? ¿Dónde querés mejorar? Toma las riendas de tu vida y hacé que todo esto suceda.

(foto: estrenando día)

ÚLTIMAS NOTICIAS