la información que buscás.
martes 15 de octubre 9ºC Buenos Aires
Max: 11ºC | Min: 8ºC
'nForma

4 reglas de oro para eliminar el acné

7 de agosto de 2019

Se trata de la enfermedad de la piel más común.

Cualquier persona puede sufrirlo, aunque es una patología muy relacionada con la adolescencia (lo padece el 80% de los jóvenes). En los hombres tiende a solventarse entre los 20-25 años; mientras que en mujeres, puede persistir hasta los 30-40 años.

Las zonas más afectadas por el acné suelen ser la cara, el cuello, la espalda, el pecho y en los hombros. Aunque no es una amenaza para la salud, afecta a la autoestima de quien lo sufre y puede dejar cicatrices muy difíciles de eliminar.

El acné se forma principalmente por la obstrucción de los poros de la piel y está provocado por factores hormonales, aunque también suele estar asociado a otros componentes genéticos y psicológicos. Eliminar totalmente el acné de nuestra vida es algo complicado. Exiten una serie de consejos para evitar las lesiones que puede producir en nuestra piel.

Es necesario lavarse con cuidado la cara por la mañana y por la noche. Una piel grasa debe limpiarse con un jabón especial y permite utilizar un tónico. Sin embargo, una persona que tenga la piel seca tiene que realizar la limpieza diaria con una leche limpiadora, “nunca un tónico ni jabón”. El agua micelar se puede utilizar en todos los tipos de pieles.

Además de limpiar la piel, las personas que lo sufren pueden utilizar diariamente cremas hidratantes específicas para reducir la grasa: seboreguladoras o matificantes. Son efectivas porque regulan la producción de grasa, que es lo que induce el acné.

Ni los alimentos ni el estrés en sí causan acné. Sin embargo, sí que está muy relacionado con el sobrepeso. Por lo general, una persona con sobrepeso/obesidad que tenga acné, y que decida disminuir su peso, notará que mejorarán sus lesiones.

Existen cremas específicas para intentar tratar cicatrices, como por ejemplo, aquellas que contengan ácido retinoico, un derivado de la vitamina A. Además, se pueden tratar mediante técnicas como el láser CO2 fraccionado.

El acné se puede clasificar en leve, moderado y grave. El tratamiento dependerá del tipo de lesiones, por lo que se podrá utilizar desde un tratamiento tópico a otro por vía oral según la intensidad de las heridas. Es necesario acudir al dermatólogo para valorar si el acné está relacionado con alguna enfermedad hormonal y así facilitar que los tratamientos sean realmente efectivos y evitar la formación de cicatrices.

ÚLTIMAS NOTICIAS