la información que buscás.
viernes, 27 de noviembre 25ºC Buenos Aires
Max: 26ºC | Min: 23ºC
TENDENCIAS

Alberto Fernández quiere sumar a Lavagna: para dónde y qué chances tiene de convencerlo

31 de octubre de 2019

El Consejo Económico y Social es el destino que más resuena entre los contactos del presidente electo.

En su entorno existen dudas de si el ex ministro aceptará integrar el cuerpo desde el cual buscarán consensos entre empresarios y sindicatos para políticas de mediano y largo plazo; también piensan en Marco Lavagna y otros dirigentes.

En aras de sumar materia gris y consolidar su base de sustentación política, el presidente electo, Alberto Fernández, evalúa la posibilidad de convocar a varias figuras de la economía para enriquecer su futuro gobierno. En su entorno más íntimo crece la idea de invitar al ex candidato a presidente de Consenso Federal, Roberto Lavagna, para conducir el futuro Consejo Económico y Social que buscará definir consensos de precios y salarios y políticas de mediano y largo plazo.

Sin embargo, las mismas fuentes admitieron que existen dudas acerca de si el ex ministro de Economía y sus principales dirigentes aceptarán la propuesta que madura en el Grupo Callao, en la calle México.

“Conociéndolo a Alberto seguramente invitará a Lavagna a ocupar un rol y el Consejo Económico y Social puede ser una gran alternativa”, dijo a este medio un hombre de la intimidad de Fernández. Otro aseguró que “esa convocatoria seguro que va a salir, lo que no sabemos es si tendrá éxito”.

En el entorno de Lavagna aseguran que, todavía, “no hay nada”. Pero no terminan de cerrar la puerta; algunos amigos del exministro aseguran que hay mucho por conversar. “No. No hay nada. Sólo especulaciones de pasillo”, dijo a A24.com un dirigente incondicional de Lavagna.

Otros miembros de su entorno aseguran que “habrá que conversar dentro de las filas” de Consenso Federal sobre “cómo sigue el futuro”. Incluso tendrán en cuenta la opinión del excandidato a vicepresidente, Juan Manuel Urtubey. “El tema se viene hablando por distintos lugares y el Consejo Económico y Social es buena herramienta para los consensos, algo que impulsó Lavagna, pero no se sabe qué piensa Roberto al respecto”, señaló otro alto dirigente de su entorno.

En el peronismo más afín a Fernández hubo mucha esperanza en que el ex competidor de la tercera fuerza pudiera aceptar el pedido cuando ayer, desde su cuenta de Twitter, Lavagna dijo: “En esta nueva etapa institucional, los argentinos necesitamos acuerdos mínimos basados en que quien toma el poder asuma que no lo hace para siempre, que se ejercite el diálogo y que las políticas se orienten como prioridad al crecimiento y la creación de puestos de trabajo”.

Precisamente, el diálogo, los acuerdos y las políticas de producción y empleo son los elementos fundamentales del Consejo Económico y Social, al que quiere convocar el presidente electo Fernández. Por otra parte, Fernández le dio tres veces la razón a Lavagna durante los debates presidenciales de Santa Fe y la Facultad de Derecho. Fue una señal.

Ese Consejo tendría representación de las empresas, los sindicatos y el Estado. Lavagna considera que los partidos políticos no deben estar allí porque debaten las leyes en su ámbito natural, el Congreso.

Alberto Fernández tiene en carpeta también otras convocatorias para integrar espacios gubernamentales o hacer alianzas parlamentarias. Le apunta a otros miembros de Consenso Federal, de Juntos por el Cambio y a figuras independientes. “Alberto quiere sumar músculo y materia gris para lo que viene”, dijo a este medio un amigo de la intimidad de Fernández.

La mira está puesta en lograr acercamientos con el diputado Marco Lavagna, que no logró su reelección el domingo último; la diputada Graciela Camaño, que sí la consiguió, y con Matías Tombolini, que fue candidato a jefe de gobierno porteño de Consenso.

También quieren sumar al Consejo Económico y Social a economistas bien vistos por el empresariado como Miguel Peirano y Martín Redrado. Y tendría un papel fundamental la ex presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó Del Pont. Incluso algunos la señalan como una “tapada” para el Ministerio de Economía, pese a que el número puesto hoy es Matías Kulfas, que fue del equipo de Del Pont en el Banco Central.

Del macrismo, Alberto Fernández mira con muy buenos ojos al actual presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, distanciado del presidente saliente Mauricio Macri y de la gobernadora saliente de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal.

Un histórico dirigente porteño e íntimo amigo de Fernández aseguró que “la idea de Alberto es ampliar la base de sustentación política”. De hecho hubo señales de acercamiento con el diputado Daniel Lipovetzky, cada vez más lejos de Macri y de su jefe de Gabinete, Marcos Peña.

Lipovetzky asistió a la asunción del gobernador de Tucumán, Juan Manzur, donde el protagonista central fue de Alberto Fernández. Consultado por A24.com, el diputado macrista aseguró que fue a esa provincia porque es “amigo personal” de Manzur.

“Me invitó y fui en el sentido de acompañarlo en un momento institucional y personal tan importante. No hay ninguna negociación. Tengo buena relación con muchos integrantes del Frente de Todos por el trabajo de búsquedas de consensos políticos que siempre trato de llevar adelante”, agregó. Lipovetzky es un dirigente de origen peronista cercano a Monzó y a Silvia Lospennato.

Sin embargo, ayer en declaraciones al diario Perfil, Lipovetzky dijo: “Vengo del peronismo. Antonio Cafiero fue mi maestro”. Se trata del abuelo de quien será el jefe del Gabinete de Fernández, Santiago Cafiero.

Fuente: A24

ÚLTIMAS NOTICIAS