la información que buscás.
martes 02 de junio 15ºC Buenos Aires
Max: 16ºC | Min: 14ºC
TENDENCIAS

Arika Kurosawa, en el jardín de “Muerte en Venecia” [columna]

25 de abril de 2020

Ese genio esencial del cine japonés había sido convocado por la “Mostra” para recibir un León de Oro a la Trayectoria.

Carlos Morelli Cine +.

Entre fines de agosto y comienzos de septiembre de 1982 – signado para nosotros por la Guerra de las Malvinas – estuve cubriendo para Clarín la trigésimo novena edición del Festival de Venecia.

Me tocó alojarme en el legendario Hotel des Bains, allí donde Luchino Visconti dirigiera y Dirk Bogarde interpretara la antológica “Muerte en Venecia”. Y en sus paradisíacos jardines, frente a las playas del Lido, charlé largamente con Akira Kurosawa.

Ese genio esencial del cine japonés había sido convocado por la “Mostra” para recibir un León de Oro a la Trayectoria junto con otros notables: Frank Capra, Luis Buñuel, Alessandro Blasetti, George Cukor, Jean-Luc Godard, Alexandre Kluge, King Vidor, Césare Zavattini, Michael Powell y Marcel Carné (ese año, Presidente del Jurado que – ¡con su disidencia! – premiaría como Mejor Película a “El Estado de las Cosas”, de Wim Wenders).

Kurosawa venía de filmar en 1980 “Kagemusha, la Sombra del Guerrero”, con la Fox como coproductor norteamericano (ganadora de la Palma de Oro en Cannes y del Cesar francés), y ya preparaba su majestuosa “Ran”, que plasmaría en 1985.

Pero el tema dominante de la conversación (él insistió en descartar la idea del reportaje) fue, por su voluntad, aquel frustrado intento de suicidio al que, once años atrás, lo habían empujado el honor y el desastre comercial, en su propio país, de su primer y maravillosa película en color: “Dodeskaden”.

Alguien muy cercano le arrebató todavía a tiempo la navaja de afeitar con que ya había cortado varias veces su garganta y sus muñecas, y evitó milagrosamente la tragedia.

Luego, en 1975, desde la por entonces Unión Soviética, y con la no menos milagrosa “Dersu Uzala”, Akira Kurosawa resucitaría para el cine, para el mundo, para la gloria, y, definitivamente, para la vida.

Afectuosamente.

ÚLTIMAS NOTICIAS