la información que buscás.
viernes, 27 de noviembre 27ºC Buenos Aires
Max: 29ºC | Min: 25ºC
TENDENCIAS

¿Cómo evitar que la cuarentena afecte nuestra vista?

5 de mayo de 2020

El picor, lagrimeo, sequedad o enrojecimiento de los ojos son síntomas típicos de la fatiga visual.

Aunque el uso de dispositivos digitales está ampliamente generalizado desde hace tiempo, la pandemia de COVID-19 lo ha potenciado. La situación de confinamiento generó como consecuencia que la utilización de computadoras, celulares, televisores y tablets, entre otros dispositivos, aumente considerablemente por el teletrabajo, las clases virtuales o mismo por actividades recreativas, lo que implica jornadas interminables delante de la pantalla de la computadora.

Fernándo Suárez (MP 1963 ), especialista en oftalmología, hizo referencia a que “el paciente tiene que saber que si está con cansancio visual o astenopía (ardor, picazón, dificultad para ver de cerca y de lejos, dolor de cabeza, etc) es porque está abusando de las tecnologías”.

Las afecciones visuales que más crecieron en las consultas de optometría son las relacionadas con la película lagrimal. Por lo tanto el principal problema hoy es el síndrome del ojo seco. Al utilizar un equipo tecnológico parpadea menos sin darse cuenta, así el ojo está menos lubricado por sus lágrimas naturales. “Cuando esto pasa, el ojo tiene una reacción inflamatoria y el paciente va a sentir arenilla, ardor, se le puede poner el ojo un poco rojo” explicó el especialista en oftalmología.

Sin embargo, si no se trata a tiempo, puede convertirse en crónico y “puede traer problemas a largo plazo como conjuntivitis, queratitis (visión borrosa o nublada, enrojecimiento del ojo, dolor severo e inflamación, etc.), disminución de la visión y pterigión (distorsión de la forma de la superficie anterior del ojo), entre otros” remarcó Suarez.

Para poder prevenir esto es importante el descanso visual mientras usamos los dispositivos y la hidratación. “Existe la regla de los 20 minutos de uso, 20 segundos de descanso, mirando más allá de los seis metros. Cuando vos mirás al infinito, tus ojos descansan. Es mejor trabajar en un lugar donde tengas una ventana, ventilación y buena luz, que no encandile la visión”, asevera Suárez. Por lo tanto si uno tiene un frasquito de lágrimas artificiales al lado de su escritorio y por otro lado hace esos descansos, vamos a poder terminar mejor el día y no esperamos a que lleguen los síntomas.

(foto coopervision)

Temas relacionados

ÚLTIMAS NOTICIAS