la información que buscás.
viernes, 22 de enero 25ºC Buenos Aires
Max: 26ºC | Min: 24ºC
TENDENCIAS

Día Nacional de la Esclerosis Múltiple

18 de diciembre de 2020

La causa de esta enfermedad permanece desconocida hasta hoy.

Cada 18 de diciembre se evoca el Día Nacional de la Esclerosis Múltiple (EM), con el fin de poner en manifiesto la situación de quienes padecen esta enfermedad neurodegenerativa.

Se trata de una afección neurológica, crónica, que afecta al sistema nervioso central. La EM resulta del daño a la mielina, la capa protectora de las fibras nerviosas que incluye al cerebro, la médula espinal y los nervios ópticos.
Los procesos de desmielinización y cicatrización aparecen en diferentes momentos y en diferentes zonas, de allí el nombre de esclerosis múltiple.

El sistema inmunológico, normalmente encargado de defendernos de agresiones externas como infecciones, no reconoce la mielina como propia y en consecuencia, la lesiona.

Esta destrucción provoca que la habilidad de los nervios para conducir impulsos eléctricos desde y hacia el cerebro se interrumpa y en consecuencia aparezcan síntomas.

El más característico de ellos es la neuritis óptica, una condición por la cual los pacientes pueden llegar a perder completamente la visión de un ojo de forma brusca o casi brusca en transcurso de horas.
Otro de los signos es el déficit focal que puede presentar la debilidad de una pierna, una mano o la pérdida de equilibrio.

La causa de esta enfermedad permanece desconocida hasta hoy. No obstante, se ha determinado la existencia de factores genéticos, que si bien no son absolutamente definitivos, desarrollan una predisposición a su aparición.

Aunque no modifica esencialmente la expectativa de vida de las personas que la padecen, es una de las afecciones neurológicas más discapacitantes en el adulto joven. Se manifiesta mayormente entre los 18 y 35 años, con una prevalencia de 3 a 1 en las mujeres.

La EM no es ni contagiosa, ni hereditaria, ni mortal.

Debido a que no existe un test de laboratorio que sea específico para su diagnóstico, el análisis del líquido cefalorraquídeo y en especial, la resonancia magnética son los estudios complementarios que brindan mayor utilidad para su estudio.
Todo proceso debe ser supervisado por un profesional familiarizado con la enfermedad y que pueda interpretar adecuadamente los estudios.

No tiene cura por ahora, pero sí hay medicación para controlarla. De esta manera, se la puede atenuar o espaciar en sus brotes y hasta enlentecer la progresión.

ÚLTIMAS NOTICIAS