la información que buscás.
lunes, 10 de agosto 14ºC Buenos Aires
Max: 14ºC | Min: 13ºC
TENDENCIAS

Dormir bien: ¿una experiencia para pocos?

28 de julio de 2020

Se estima que el 40% de la población padece algún trastorno de sueño.

Lic. Mercedes Velán Psicóloga - Matrícula 26.731.

Levantarse a la mañana con la sensación de haber tenido un sueño reparador parecería una misión imposible para algunos. Sin embargo, es una realidad que se puede lograr. Se estima que el 40% de la población padece algún trastorno de sueño. Existen más de 120, según la ICSD (Clasificación Internacional de los Trastornos de Sueño). Lo importante, y a destacar, es que todos tienen tratamiento y se pueden revertir fácilmente, con el abordaje específico.

Cabe entonces preguntarse por qué la persistencia en la población de los trastornos de sueño y puedo esgrimir varias razones a partir de la interacción con tantos pacientes:
1) Desconocimiento de los mismo y sus consecuencias: Los trastornos de sueño que se presentan con mayor frecuencia son el insomnio (demorar más de 45 minutos en dormirse o despertarse varias veces a lo largo de la noche), las apneas (dejar de respirar) y los movimientos periódicos de piernas (pequeñas sacudidas o patadas). Gritar, pelearse, dar manotazos, actuar los sueños estando dormido, también forman parte del universo del sueño. Las consecuencias del mal dormir no pasan desapercibidas y se vivencian en el transcurso del día: somnolencia, cambios en el estado de ánimo, ansiedad, depresión, estrés, alteraciones en la memoria, enlentecimiento de los reflejos y en el procesamiento de la información, desarrollo de diabetes, hipertensión, incremento del peso, disminución de la respuesta inmune, etc.
Realizar una autopercepción sobre como uno duerme, teniendo en cuenta estas líneas, puede ayudarlos a determinar si están padeciendo algún trastorno de sueño.

2) Naturalización de los trastornos de sueño: “en mi familia todos roncan”, “¿quién duerme bien a mi edad?”, “todas mis amigas son insomnes, intercambiamos medicación”, “es gracioso verlo deambular por la casa dormido”. Que varios miembros de la familia o del entorno padezcan trastornos del sueño, uno o más de uno al mismo tiempo, no los convierte a estos en “normales”. Uno debe levantarse, después de haber dormido adecuada cantidad de horas, con la sensación de que el sueño fue reparador, descansado. Dormir bien es un hábito saludable.

3) Desconocimiento de la especialidad: quienes deciden hacer una consulta por su trastorno de sueño, desconociendo la existencia de los profesionales especializados en la materia, inician una peregrinación por diferentes consultorios médicos: clínico, neurólogo, psiquiatría, pasando por el psicólogo, entre otros. Este deambular está sostenido por la búsqueda de un tratamiento que les resuelva su mal dormir, cuestión que parecería difícil. La polimedicación suele ser la indicación más frecuente, particularmente en el insomnio, dejando de ser efectiva en un tiempo acotado. Esto puede generar, en muchas ocasiones, la resignación del paciente a seguir acarreando su mal dormir porque ninguna propuesta ha resultado efectiva a largo plazo. Quienes insisten, y después de googlear sobre lo que les sucede, se anotician de que existen los expertos en sueño y es cuando su vida comienza a cambiar, ya que darán con el diagnóstico y tratamiento acertado, revirtiendo su trastorno de sueño.

El dormir bien es una posibilidad al alcance de todos. Dulces sueños!

ÚLTIMAS NOTICIAS