la información que buscás.
sábado, 28 de noviembre 22ºC Buenos Aires
Max: 22ºC | Min: 21ºC
TENDENCIAS

El coronavirus sigue sin control

3 de febrero de 2020

China implanta más medidas para frenar una epidemia que ya ha matado a 361 personas.

Mayor supervisión sobre vivos y muertos para frenar los contagios. Tras dos semanas de crisis que han puesto a medio mundo en guardia, las autoridades chinas optaron por dar una vuelta de tuerca más a las medidas de control sobre la población para tratar de poner freno a la expansión del coronavirus de Wuhan, que ya suma 361 fallecidos –45 más que el sábado– y unos 14.489 infectados, alrededor de 2.600 más que el día anterior.

Desde este domingo, en la ciudad de Wuhan, epicentro del brote vírico, todas aquellas personas que hayan estado en contacto cercano con portadores del virus o que presenten síntomas sospechosos de neumonía –como fiebre, tos o problemas respiratorios– están obligados a permanecer en zonas de cuarentena centralizadas con efecto inmediato. Hasta ahora, a muchos de ellos se les había ordenado quedarse en casa guardando cuarentena, aunque sin una gran supervisión. La nueva regulación, que presumiblemente se aplicará a los familiares cercanos de los casos confirmados en Wuhan, no especificó dónde se mantendrá a estas personas bajo observación, aunque sí especificaron que se les proporcionará “alojamiento y comida gratuita, así como cuidados médicos y tratamiento”. Para los que se muestren reacios a cumplir el mandato, dejaron claro que no tienen alternativa. “Aquellos que se nieguen a cooperar se verán obligados por ley a asistir a las oficinas de seguridad pública”.

Tampoco a los fallecidos por el coronavirus o sus familiares les dejan mucha opción. Desde ayer, queda establecido que los restos del finado sean incinerados en una funeraria designada cerca de donde están, que no puedan ser trasladados entre diferentes regiones y no sean preservados por entierro u otros medios. Además, el protocolo emitido por la Comisión Nacional de Salud, el Ministerio de Asuntos Civiles y el de Seguridad Pública establecen que los cuerpos deberán ser desinfectados y colocados en una bolsa que será sellada por trabajadores médicos, tras lo cual nunca se podrá volver a abrir.

Más allá de las fronteras chinas, Filipinas confirmó ayer la primera muerte por coronavirus fuera del gigante asiático. Se trata de un varón de 44 años de nacionalidad china que falleció el sábado. El hombre era el acompañante de una mujer de 38 años también infectada. La pareja voló desde Wuhan vía Hong Kong hasta la isla de Cebú y luego a la ciudad de Dumaguete y, tras sentirse mal, fueron ingresados en un hospital de Manila. Ahora, las autoridades filipinas están intentando localizar a todas las personas con las que pudieron estar en contacto durante su viaje –en aviones, hoteles y excursiones– para comprobar si alguna de ellas también está infectada por el coronavirus 2019-nCoV.

La noticia de esta muerte llegó pocas horas después de que Filipinas emitiera una prohibición temporal de entrada en el país para los viajeros que hayan pasado por la China continental, Hong Kong o Macao en los últimos 14 días, el tiempo máximo de incubación del virus.

Con su decisión, este archipiélago se sumó a otras naciones como Estados Unidos, Japón, Australia o Singapur, que en días recientes establecieron prohibiciones similares que despertaron las críticas de Pekín. Pero la tendencia de aislar a China sigue en alza, y otros como Nueva Zelanda, Irak e Indonesia también impusieron nuevas restricciones para acceder a su territorio a la gente proveniente de China.

(la vanguardia)

ÚLTIMAS NOTICIAS