la información que buscás.
miércoles 16 de octubre 14ºC Buenos Aires
Max: 14ºC | Min: 13ºC
actualidad

El Gobierno tuvo otro domingo sin triunfos, pero intentó subirse a la victoria en Santa Fe y reivindicar el segundo lugar en San Luis

17 de junio de 2019

El peronismo también se impuso en Formosa y Tierra del Fuego

Mauricio Macri recibió el resultado de los comicios provinciales de ayer en su quinta Los Abrojos con la atención puesta en los detalles del histórico apagón de luz en todo el país aunque también percibió algunas sorpresas electorales que alteraron el optimismo de la Casa Rosada: si bien Cambiemos volvió perder en los cuatro distritos donde ayer se disputaron las gobernaciones, los resultados de Santa Fe y de San Luis le dieron un respiro al oficialismo para posicionarse en las presidenciales de octubre.

El jefe de Estado estuvo todo el día en comunicación con el secretario de Energía Gustavo Lopetegui y siguió cada detalle del operativo para reestablecer la electricidad en todo el país. Pero hacia la noche, cuando ya estaba casi normalizado el suministro eléctrico, empezó a recibir los informes de sus ministros con el resultado de las elecciones en Santa Fe, Tierra del Fuego, Formosa y San Luis. En todos esos distritos ganó un referente del peronismo y ello parecería ser una mala señal para el Gobierno.

Sin embargo, para la Casa Rosada no todo fue un domingo negro. El resultado de las elecciones de Santa Fe donde el peronista Omar Perotti le arrebató el poder al socialismo de Antonio Bonfatti generó una llama de esperanza para las elecciones nacionales de octubre. Este efecto fue leído por partida doble: por un lado, la derrota del socialista Bonfatti golpeó duramente a su aliado Roberto Lavagna y lo aleja de cualquier posibilidad de asomar como una amenaza electoral; y, por otra parte, en el Gobierno confían en que el candidato a vicepresidente Miguel Angel Pichetto tenderá un puente de diálogo seguro con el flamante gobernador de Santa Fe.

“Miguel tiene una muy buena relación con Perotti de su paso por el Senado y mantendrá este vínculo”, explicó un allegado a Pichetto. De hecho, el candidato a vicepresidente felicitó ayer a Perotti por el resultado electoral y prometieron seguir dialogando.

A la vez, desde el Gobierno destacaron que Macri no cree que los votos del peronista de Santa Fe vayan todos a la fórmula Fernández-Fernández. “Perotti va a dar libertad de acción y se acomodará después al resultado nacional”, añadió un hombre que lo conoce a al ganador de las elecciones de Santa Fe desde hace tiempo.

En la Casa Rosada evaluaron que Santa Fe necesitaba un cambio después de tres mandatos consecutivos del socialismo y consideraron que Perotti venía siendo el candidato opositor más claro de las últimas 3 elecciones. “Omar representa al peronismo clásico, republicano, del interior”, dijo un allegado al ministro del Interior Rogelio Frigerio.

A pesar de que el PJ de la fórmula Fernández-Fernández y buena parte del PJ que lidera José Luis Gioja se arrogó la victoria de Santa Fe y se abrazarán a Perotti, en el Gobierno están convencidos de que las elecciones de Santa Fe traccionarán para Macri por el lado del nuevo gobernador de Santa Fe y también del radical José Corral que ayer obtuvo el 18% de los votos.

“Sin dudas hay votantes del interior santafesino que votaron por Omar Perotti en la elección nacional van a estar con nosotros, van a votar la fórmula Macri-Pichetto”, dijo con mucha seguridad otro funcionario de la Casa Rosada.

Otros referentes del Gobierno se mantuvieron más cautos ante el resultado de Santa Fe y sólo se limitaron a sostener que Perotti será “una gran incógnita” en los votos que pueda sacar Macri en las elecciones presidenciales de octubre.

En la lectura de las elecciones de San Luis en la Casa Rosada fueron más optimistas aun: creen que el segundo puesto que obtuvo Poggi con apenas 10 puntos detrás del gobernador Alberto Rodríguez Saá también es un logro de Macri que buscará sacar rédito político en octubre. No sólo ello: en el Gobierno creen que la pelea entre los hermanos Rodríguez Saá dejó al peronismo totalmente fisurado en San Luis y ello terminaría jugando en favor de Cambiemos.

El resto de los comicios, en Formosa y en Tierra del Fuego eran esperados para el Gobierno ya que el PJ maneja esos distritos desde hace tiempo.

Fuente: Infobae

ÚLTIMAS NOTICIAS