la información que buscás.
sábado, 15 de agosto 16ºC Buenos Aires
Max: 16ºC | Min: 15ºC
TENDENCIAS

El teletrabajo no es una opción para todos

9 de julio de 2020

La crisis sanitaria afecta a los mercados laborales de los países más pobres y a los trabajos de los jóvenes y las mujeres.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) dio a conocer una investigación en donde revela la manera en la que la pandemia del coronavirus está devastando los mercados laborales de todo el mundo, lo que implica la pérdida de decenas de miles de empleos, que millones de personas se queden afuera de la fuerza laboral y que muchas ocupaciones enfrenten un futuro incierto.

Quienes no pueden trabajar a distancia, a menos que se consideren esenciales, se enfrentan a un riego significativamente más alto de sufrir reducción de las horas trabajadas o en el salario, suspensiones temporales de personal o despidos permanentes.

¿Qué tipos de empleos y trabajadores presentan un mayor riesgo? Los pobres y los jóvenes en los empleos menos remunerados. Respecto a rubros, los pertenecientes al sector de alimentos y hostelería, así como del comercio minorista y mayorista, son los más afectados debido a que sus trabajos son los que menos posibilidad de trabajo a distancia tienen. Esto significa que más de 20 millones de personas de la muestra de la investigación que trabajan en estos sectores presentan el riesgo más alto de perder sus empleos.

Aunque algunos son todavía más vulnerables que otros. Las mujeres podrían verse especialmente afectadas, amenazando con revertir algunos de los avances en materia de igualdad de género realizados en las últimas décadas. Esto se debe a que se concentran de manera desproporcionada en los sectores más afectados, como son los servicios de alimentos y hostelería. Además, realizan más tareas relacionadas con el cuidado de los hijos y las labores domésticas , mientras que la provisión por parte del mercado de estos servicios se interrumpió.

Leé también La pandemia llevaría a 83,4 millones de latinoamericanos a la pobreza extrema

Los trabajadores a tiempo parcial y los empleados de pymes se enfrentan a un riesgo mayor de pérdida de empleo. Estos suelen ser los primeros en perder sus trabajos cuando se deterioran las condiciones económicas y los últimos en ser contratados cuando estas mejoran. También tienen menos probabilidades de tener acceso a asistencia sanitaria. En las economías en desarrollo, en particular, los trabajadores a tiempo parcial y los que tienen empleos informales afrontan un riesgo mucho mayor de caer en la pobreza.

El impacto sobre los trabajadores con bajos ingresos y empleos precarios podría ser especialmente grave, ampliando las desigualdades ya existentes en las sociedades, debidoa que la distribución de ingresos se concentra de manera desproporcionada en los sectores más afectados: los menos susceptibles al trabajo a distancia. Los trabajadores con bajos ingresos también tienen una mayor probabilidad de vivir al día y tener pocas reservas financieras, como son los ahorros y el acceso al crédito.

La pandemia cambiará con toda probabilidad la manera en que se realiza el trabajo en muchos sectores. Los consumidores pueden recurrir más al comercio electrónico, en detrimento de los empleos del comercio minorista, y pueden pedir más comida para llevar, reduciendo el mercado laboral para los trabajadores de restaurantes.

Esta crisis ha demostrado con claridad que tener acceso a Internet es un elemento fundamental de la capacidad de las personas para continuar su participación en el lugar de trabajo. Que los Gobiernos inviertan en infraestructuras digitales, para errar la brecha, también permitirá que los grupos desfavorecidos participen de manera importante en la economía del futuro.

(con información de noticias ONU/foto:efe)

Temas relacionados

ÚLTIMAS NOTICIAS