la información que buscás.
jueves, 22 de octubre 17ºC Buenos Aires
Max: 17ºC | Min: 16ºC
TENDENCIAS

“Eso es amor”. Vivencias XXVII [policía_ODAC]

23 de septiembre de 2020

Historias para reflexionar.

@policia_odac Policía Nacional de la Oficina de Denuncias y Atención al Ciudadano. España.

Hace tiempo, un hombre y una mujer vinieron a comisaría a denunciar el hurto de una cartera.

Él era sordo y ciego, y la mujer que lo acompañaba, era su guía.

Ambos eran de mediana edad, de unos cuarenta y tantos.

Él no paraba de hacer bromas, y ella, encantada de que las hiciera, no paraba de reír. Irradiaban felicidad pura.

De hecho, de toda la sala de espera, eran los únicos que reían y hablaban.

Una vez dentro de la oficina, les pregunté de quién era la cartera y ella me contestó, señalando al hombre que la acompañaba, que de su pareja.

– Yo solo vengo a modo de intérprete – añadió.

A cada pregunta que yo hacía, ella le traducía dándole pequeños golpecitos en el brazo y haciendo signos en la palma de su mano.

– ¿Qué día fue y a qué hora? ¿En qué calle? ¿Qué llevaba dentro? – les decía.

Normalmente, este tipo de denuncias se tarda como mucho unos diez minutos más o menos.

En esta estuvimos más de una hora.

Pero no importó lo más mínimo, fue algo maravilloso. Con qué paciencia y ternura la mujer se comunicaba con él.

“Eso es amor”, pensé.

Cuando la mujer terminaba de traducir una pregunta, él, con mucho esfuerzo, me la contestaba a mí de viva voz. Se notaba que le costaba muchísimo, y supongo que le hubiera sido más fácil contestarle a ella, y esta a mí, pero quería hacer ese esfuerzo.

– ¿Cuánto dinero llevaba dentro? – le pregunté.

– 250 € – me respondió -. Pero bueno, a lo mejor, a quién me robó le hacían más falta que a mí.

Como notó que ella no le traducía nada, comprendió que lo que acababa de decir, me había dejado sin palabras.

Y era verdad.

– Es que un día, cuando pierdes la posibilidad de hacer lo más querido – continuó diciendo -, como ver la cara de tu pareja o escuchar tu canción favorita, o aquello tan sencillo que hacías por rutina e inercia, que incluso te cansaba,como conducir un día de lluvia o bajar la basura, es cuando te das cuenta que el dinero no lo es todo. Que cada segundo de tu vida es algo que debes disfrutar, porque ese segundo nunca vuelve y lo que verdaderamente es importante, son las personas que te rodean.

Ahora en estos días de confinamiento me he acordado, salvando las distancias, claro está, de este hecho y de las palabras de una persona que, a pesar de sus circunstancias, tenía unas ganas de vivir tremendas. De su optimismo.

No sé si este hombre, al acabar de hablar, notó que me emocioné. Ella sí. Pero no le tradujo nada.

(foto: getty)

Temas relacionados

ÚLTIMAS NOTICIAS