la información que buscás.
martes, 29 de septiembre 15ºC Buenos Aires
Max: 17ºC | Min: 14ºC
TENDENCIAS

James Mason: señorial, profundo, ¡y sin maquillaje! [Carlos Morelli]

13 de septiembre de 2020

Fotos con Historia.

Carlos Morelli Cine +.

1978. Cannes. Mi segunda visita al mayor festival cinematográfico del mundo. Dos de las entrevistas que sostengo en esa edición están relacionadas con “El Pasaje” (The Passage), la nueva película de J. Lee Thompson, que se está rodando en estos mismos días en los Estudios Victorine, de la vecina Niza, y que será estrenada en la Argentina por la empresa Distrifilms, regenteada por la muy estimada familia Scalella. La trama de la obra, ambientada en la Segunda Guerra Mundial, describe el tortuoso cruce de los Pirineos, huyendo de un sádico militar nazi, del científico John Bergson y su familia. La travesía es conducida por un pastor vasco, protagonizado por Anthony Quinn, a quien veré mañana en el rodaje (esa vivencia ya la hube contado en esta misma página). Hoy, en la terraza del Palais Croisette (que hasta 1981 será la sede principal de la magna celebración de la Costa Azul), el encuentro ha de ser con el imponente actor británico que encarna a aquel hombre en fuga desesperada. Y para mí es una emoción mayúscula acercarme a James Mason.

Camino de esa reunión, he soñado despierto con los personajes que nunca olvidé. El líder nacionalista irlandés de “Larga es la Noche”. El Capitán Nemo de “20.000 Leguas de Viaje Submarino”. El Rupert de Hentzau de “El Prisionero de Zenda”. El Bruto de “Julio César”. Bastante más acá, el Profesor Humbert de “Lolita”. Y por sobre todo – y por sobre todos – el pluralmente majestuoso Mariscal Rommel de “El Zorro del Desierto”. Casi reemplazando a una presentación formal, no vacilo en confesarle a Mason una admiración rayana en la devoción. James sonríe y agradece. Con esa voz inconfundible, aterciopelada y profunda. Con esa expresividad rigurosamente contenida, pero densa. Con esa distinción tan inglesa y, a la vez, tan personal.

“¿Lo que más quiero?: Mi familia y mi casa”

Está contento por tres motivos. El primero: su trabajo en “El Pasaje” quedó prácticamente terminado, “por lo cual voy a ir a Niza más para comer en la ciudad vieja que para escapar de Malcolm” (habla del actor Malcolm McDowell, quien compone a su perseguidor en el film). El segundo: pronto va a interpretar a uno de los caracteres creados por Agatha Christie para “Evil Under the Sun” (El Diablo Bajo el Sol), que dirigirá Guy Hamilton, y donde su inseparable amigo Peter Ustinov encarna a Hercules Poirot. El tercero: acaba de cumplir 69 años, “y Cannes no es un mal lugar para festejar”. No lo es, sin duda.

Preguntas y respuestas. ¿Una película que no figura entre sus trabajos más recordados, pero rescata por algún motivo? “Claramente, ´´North by Northwest´´ (Intriga Internacional), porque me dirigió Hitchcock, y eso, para mi valoración, es muchísimo”. ¿Lo que más quiere, fuera del trabajo? “Mi familia, naturalmente. Y mi casa en los Estados Unidos, que originalmente fue de Buster Keaton, el genio más grande que tuvo el cine.” ¿Lo que más le molesta? “¡Que me maquillen! Muchas veces – créase o no – he conseguido salir a cara limpia. Pero algunas batallas ganadas no compensan una guerra perdida…”.

James Mason moriría en Suiza, en 1984, sin haber conseguido jamás un Oscar para el que estuvo tres veces nominado. Sí obtuvo un Golden Globe por la versión de “Nace una Estrella” que dirigió George Cukor y él coprotagonizó con Judy Garland. Cuando me enteré de su deceso, recordé aquella cita en Cannes. Y lo despedí con una sonrisa.

Afectuosamente.

ÚLTIMAS NOTICIAS