la información que buscás.
jueves, 22 de octubre 17ºC Buenos Aires
Max: 17ºC | Min: 16ºC
TENDENCIAS

La Torre de Argentina [Diana Deglauy]

27 de septiembre de 2020

Mientras el país se cae a pedazos, el Estado no encuentra rumbo al dólar y la psicosis social sobre los ahorros. En medio de todo, la escena sexual surreal de Diputados.

Diana Deglauy Periodista.

El país se cae a pedazos y un diputado le da un beso a la teta de su mujer en plena sesión remota de la Cámara de Diputados. No quedó ahí. Lo vio todo el país y al fin, en la Argentina, hubo consenso político en algo: la renuncia de Juan Emilio Ameri.

El país se cae a pedazos y, mientras la gente de a pie piensa en cómo llegar a fin de mes, el Senado se obsesionó en los traslados de Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y German Castelli a sus lugares de origen.

¡Ojo! No digo que es más o menos importante, pero creo que hay prioridades, urgencias.

El país se cae a pedazos y la oposición busca constantemente pensar en el poder de Cristina Kirchner y la maldición que echó sobre Alberto Fernández que dejó su moderación.

El país se cae a pedazos y el Gobierno no logra encauzar la economía, principalmente el dólar. Una vez mas, la charla cotidiana de los argentinos fue la moneda extranjera. Disculpen la ironía, pero el Banco Central debería agradecerle al diputado Juan Ameri por su escena sexual. Acaparó la discusión mediática unas horas. Pero volvamos al dólar, a las cuestiones de fondo. Procuremos que la vida surreal del país no tape la realidad.

¿Hay que sacar los dólares del banco? ¿Habrá un corralito? ¿Se viene el 2001?
El Estado no tiene abundantes reservas de dólares. Según distintas consultoras entre 1100 millones US$ a 3500 millones US$. Para frenar la sangría, se aplicó una alternativa que ya fracasó: restricciones al mercado cambiario. El cepo fracasó en 2011 y, también, en 2015. Venía a frenar la debilidad del peso pero provocó inflación y proliferación del mercado negro de divisas.

Los dólares no abundan, pero están. Y eso es un alivio. Así lo explica el economista Ivan Carrino, en coincidencia con otros de sus colegas: “La liquidez es alta. No hay riesgo. El riesgo es un fuerte aumento de la inflación y que pierdan los que están en pesos. Por lo tanto, no hay motivo para que el Gobierno se quede con los dólares de la gente. Sin embargo, estas cosas se generan porque la historia del país ha sido muy agresiva con el ahorrista”.

Hay una especie de círculo vicioso entre el dólar y los argentinos. Cualquier ciudadano con pesos de más, compra (aunque sea 50 dólares en cualquiera de sus variantes: negro, blanco, rulo, colchón, etc.).

El ahorro en billetes verdes se convirtió en una cuestión cultural. Eso se debe a que el peso se depreció históricamente y el costo de vida aumentó históricamente. Quebrar esta tradición viciosa por el ahorro en dólares fue misión de todos los gobiernos. Ninguno lo logró. Y ninguno tuvo herramientas certeras al respecto. Los argentinos no creen en el peso y tienen miedo de perder ante las medidas de turno que perjudiquen su economía. No es antipatriotismo. En su mayoría, el ahorrista, compra dólares para sobrevivir a la inflación. A pesar de esto, el presidente Alberto Fernández disparó su frase de la semana “Hay que ahorrar en pesos”. Pero a las frases se las lleva el viento. “No hay nada peor para un ahorrista que un dirigente le diga que tiene que ahorrar en pesos. En que moneda se ahorra es una cuestión de confianza. Y la confianza se gana, no se impone”, afirma el analista en finanzas Christian Buteler.

El país se cae a pedazos. El mercado cambiario es incierto. Los ciudadanos tienen miedo. Los otros factores económicos no ayudan a la confianza. Aumentó la brecha entre los mas pobres y los mas ricos ya que los ingresos del 60% de las familias están por debajo de la línea de pobreza. Aumentó la tasa de desocupación a la par de la caída del PBI durante el segundo trimestre por la pandemia. Podría seguir. Son datos. Es realidad.

El país se cae a pedazos. La Argentina es como una torre que se cae. Hay que parar el derrumbe con medidas eficientes y concretas para toda la población, antes que esa torre impacte de lleno en el suelo.

Temas relacionados

ÚLTIMAS NOTICIAS