la información que buscás.
martes 15 de octubre 9ºC Buenos Aires
Max: 11ºC | Min: 8ºC
'nForma

Los 6 ejercicios que la ciencia recomienda para no engordar

9 de agosto de 2019

Un reciente estudio liderado por la Universidad de Taiwan revela cuáles son los ejercicios más eficaces para frenar esta enfermedad cardiovascular.

Son varias las investigaciones que confirman que la genética es uno de los factores que más influye en la obesidad y el sobrepeso, incluso por encima de la alimentación y el ejercicio físico. No obstante, es normal que ocurra un almacenamiento extra de grasa si tenemos malos hábitos al comer y somos sedentarios.

Ahora, un reciente estudio liderado por la Universidad de Taiwan revela cuáles son los ejercicios más eficaces para frenar esta enfermedad cardiovascular. La investigación ha contado con la participación de 18.000 personas de entre 30 y 70 años, que estaban incluidas en una base de datos china de investigación biomédica.

La investigación se publicó en la revista PLoS Genetics, donde se confirmaba que practicar jogging (correr a un ritmo de trote) era la mejor manera de controlar la obesidad, seguida de otras actividades como el ciclismo de montaña, el senderismo, la marcha atlética, algunas modalidades de baile y el yoga.

Según los autores del estudio, estas actividades físicas ayudan a reducir el índice de masa corporal en las personas cuya genética les hace ser más propensos a tener más peso. Lógicamente, para notar los beneficios del ejercicio, hay que practicarlos habitualmente, unas tres veces a la semana durante al menos 30 minutos.

El estudio también averiguó que otras actividades como el ciclismo, los estiramientos o la natación no evitan los efectos de que la genética influya en la obesidad. «Con los estiramientos se consume menos energía y la natación estimula el apetito», explica a Sinc Wan-Yu Lin, principal autor del estudio.

¿Somos obesos por genética?
Para analizar las causas que influyen en la obesidad, los estudios previos solo se habían fijado en el IMC. «Hasta ahora, se ha examinado este único factor porque es fácil de calcular, pero si solo se tiene en cuenta la altura y el peso, se desestima el porcentaje de grasa que existe en el cuerpo«, añade Wan-Yu Lin.

En cambio, en este estudio se han considerado otros cuatro factores de obesidad que también están vinculados a problemas del metabolismo. Es decir, se han tomado medidas del perímetro de la cintura y la cadera, el IMC, el porcentaje de grasa corporal y la relación entre la cintura y cadera.

Es cierto que la obesidad es una enfermedad compleja y en la que influyen múltiples factores, pero en este estudio se dan ciertos consejos sobre el tipo de actividad física más recomendable en las personas afectadas por esta enfermedad.

ÚLTIMAS NOTICIAS