El próximo lunes, el presidente Mauricio Macri recibirá en la Casa Rosada a su par de Bolivia, Evo Morales, con los problemas fronterizos, la continuidad de contratos de gas y la situación política y social de Venezuela en agenda.

Además, los mandatarios tienen previsto hablar en la reunión que se realizará a las 12 de acuerdos de salud vinculados a la reciprocidad en la atención, y la posibilidad de sumar a Bolivia a la organización de la Copa Mundial de Fútbol de 2030, que la Argentina pretende realizar junto con Uruguay, Paraguay y Chile.

A priori, uno de los temas que más parece distanciar a los presidentes es sus posturas frente a la situación que atraviesa Bolivia. Mientras Morales mantiene un férreo respaldo a la continuidad del régimen de Nicolás Maduro, Macri se opuso a su gobierno desde antes de llegar a la Presidencia.

Entre los temas a conversar, Argentina le ofreció a Bolivia una provisión de aviones Pampa III, elaborados en la fábrica Fadea, y que el país vecino utilizaría para vigilar sus fronteras ante la amenaza del contrabando y el narcotráfico. Es por eso que tras el encuentro, Macri y Morales tiene previsto trasladarse a la base aérea de El Palomar para supervisar estos aviones.

En cuanto a los acuerdos de gas, Argentina espera concretar una renegociación en base a un nuevo esquema de precios que le permitiría a la Argentina generar un ahorro de 460 millones de dólares, en función de estimaciones realizadas desde la Secretaría de Energía, que encabeza Gustavo Lopetegui.