la información que buscás.
viernes, 15 de enero 22ºC Buenos Aires
Max: 22ºC | Min: 21ºC
TENDENCIAS

Macri y Fernández descongelaron su relación y buscan liderar una transición inédita

30 de octubre de 2019

El Presidente y su sucesor en la Casa Rosada están haciendo los gestos necesarios para conducir una etapa institucional que fue traumática cuando Cristina Fernández de Kirchner terminaba su mandato

A pesar de sus diferencias personales e ideológicas, Mauricio Macri y Alberto Fernández están haciendo un formidable esfuerzo político para liderar una compleja transición presidencial en medio de una crisis social y económica. El presidente se puso a disposición de su sucesor e instruyó al jefe de Gabinete, Marcos Peña, que todos los ministros “abran” la información pública y reservada que sea requerida por el presidente electo.

Macri no tomará medidas de gobierno en nombre de Fernández, y su ex adversario electoral sólo pedirá los datos necesarios para diseñar su programa de gobierno rumbo al 10 de diciembre. Ese es el acuerdo tácito que Macri y Fernández cerraron al terminar el cónclave que protagonizaron en el despacho presidencial.

Este acuerdo tácito es fácil de explicar: el presidente facilita la transición, pero no asumirá ningún proyecto o medida del Frente de Todos. Y el presidente electo no quiere que se mezcle su agenda de gobierno con una administración que cesa en 41 días.

Macri designó de hecho a Rogelio Frigerio y Hernán Lacunza como sus representantes en la transición. Los ministros de Interior y Hacienda reportarán a Peña, que a su vez consultará con el Presidente. No es casualidad que Frigerio y Lacunza se sienten en la mesa de la transición representando al Gobierno, ya que tienen muy buena relación con Fernández, Wado de Pedro y Sergio Massa.

Cuando estaba festejando en el búnker de Colegiales, Fernández ya conocía las nuevas medidas adoptadas por el Banco Central para enfrentar una eventual corrida del dólar tras la derrota de Macri. Esas medidas respondían a los reclamos electorales del presidente electo -preservar las reservadas y evitar un salto del tipo de cambio-, y fueron comunicadas por Lacunza que trabajaba en medio de los resultados electorales.

A pesar de sus diferencias personales e ideológicas, Mauricio Macri y Alberto Fernández están haciendo un formidable esfuerzo político para liderar una compleja transición presidencial en medio de una crisis social y económica. El presidente se puso a disposición de su sucesor e instruyó al jefe de Gabinete, Marcos Peña, que todos los ministros “abran” la información pública y reservada que sea requerida por el presidente electo.

Macri no tomará medidas de gobierno en nombre de Fernández, y su ex adversario electoral sólo pedirá los datos necesarios para diseñar su programa de gobierno rumbo al 10 de diciembre. Ese es el acuerdo tácito que Macri y Fernández cerraron al terminar el cónclave que protagonizaron en el despacho presidencial.

Este acuerdo tácito es fácil de explicar: el presidente facilita la transición, pero no asumirá ningún proyecto o medida del Frente de Todos. Y el presidente electo no quiere que se mezcle su agenda de gobierno con una administración que cesa en 41 días.

Macri designó de hecho a Rogelio Frigerio y Hernán Lacunza como sus representantes en la transición. Los ministros de Interior y Hacienda reportarán a Peña, que a su vez consultará con el Presidente. No es casualidad que Frigerio y Lacunza se sienten en la mesa de la transición representando al Gobierno, ya que tienen muy buena relación con Fernández, Wado de Pedro y Sergio Massa.

Cuando estaba festejando en el búnker de Colegiales, Fernández ya conocía las nuevas medidas adoptadas por el Banco Central para enfrentar una eventual corrida del dólar tras la derrota de Macri. Esas medidas respondían a los reclamos electorales del presidente electo -preservar las reservadas y evitar un salto del tipo de cambio-, y fueron comunicadas por Lacunza que trabajaba en medio de los resultados electorales.

Fuente: Infobae

ÚLTIMAS NOTICIAS