la información que buscás.
jueves, 24 de septiembre 20ºC Buenos Aires
Max: 21ºC | Min: 19ºC
TENDENCIAS

Mujeres, migración y cultura: los temas de la muestra de arte textil en el MAP

18 de junio de 2019

Hasta el 19 de agosto, el Museo de Arte Popular José Hernández presenta: Pertenencias. Narraciones textiles de mujeres migrantes, una exposición que integra proyectos generados en Nueva Zelanda y Argentina, vinculados a las problemáticas de las mujeres que se desplazan de su lugar de origen y pierden, olvidan, o callan su herencia cultural.

Obras de tejedoras premiadas y anónimas que son patrimonio del MAP y del Fondo Nacional de las Artes, y de las más reconocidas artesanas textiles de Argentina, junto a los trabajos en proceso realizados por las mujeres migrantes en Argentina que se está capacitando en el Museo, y las migrantes y refugiadas latinoamericanas que participan del “Travelling Sewing Box Project”, en Nueva Zelanda, conforman el cuerpo de obra completo de esta exposición, curada por Ximena Eliçabe, que invita a reflexionar sobre los vínculos, tensiones y posibilidades de la problemática migración, cultura, arte y diseño.

Para conocer algunos detalles más de esta propuesta y de los proyectos de trabajo en que se origina dialogamos con Ximena Eliçabe, coordinadora del proyecto Pertenencias y curadora de la exposición.

¿Qué es Pertenencias?

Pertenencias es un proyecto integral, ganador del Concurso de ayudas Maleta abierta de Iber-Rutas, organizado por la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), que abarca un plano de formación, cuya primera etapa comenzó en abril en el MAP, con un grupo de nueve artesanas que viven en la Ciudad y sus alrededores, que emigraron del ámbito rural al urbano, desde el interior de Argentina y otros países de Latinoamérica, a quienes les brindamos ciertas herramientas para que puedan recuperar y potenciar los conocimientos que traen desde sus lugares de origen para insertarse social y laboralmente en la Ciudad.

Como parte de la instancia de capacitación, esta primera etapa contempló la realización de una obra colectiva utilizando las técnicas que cada una de las mujeres maneja, como tejido en telar, bordado, ñandutí, crochet, etc, trabajada en torno a la figura poética del pájaro como alegoría del que migra, que es parte de la exposición Pertenencias, que se realiza hasta agosto en el Museo, y que junto a diferentes simposios, publicaciones y talleres, es otra arista de Pertenencias.

¿Además de la obra colectiva resultado de los talleres qué otras piezas conforman la exposición?

Junto a esa obra la muestra presenta una selección de lo más exquisito del arte textil de Argentina, a partir de una conjunto de piezas que son parte de la colección del Fondo Nacional de las Artes, provienen de distintos lugares de Argentina y están realizadas con diferentes técnicas; piezas que son patrimonio del MAP, y han sido muy poco exhibidas, y obras de artesanas contemporáneas de San Juan, Catamarca, de la provincia de Buenos Aires, de la Ciudad de Buenos Aires, y de Jujuy, todas de gran trayectoria, a quienes invitamos a exponer sus trabajos aquí.

Finalmente, también en la muestra puede verse otra obra colectiva realizada en Nueva Zelanda, en el marco del Travelling Sewing Box Project, el costurero ambulante, un proyecto similar coordinado por Victoria Martínez Azaro, una diseñadora argentina residente allí, que en asociación con ALAC (Aotearoa Latin American Community Inc) creó esta iniciativa que brinda talleres para artesanas migrantes y refugiadas latinoamericanas que viven en diferentes ciudades de Nueva Zelanda, con el cual tenemos grandes afinidades.

¿Qué otras actividades contempla Pertenencias en el corto plazo?

El jueves 13, en el marco de la muestra se realizó un coloquio en conjunto, entre la Facultad de Diseño y Comunicación de la Universidad de Palermo, donde abordamos la problemática Migración, cultura, arte y diseño con referentes de organizaciones sociales, académicos, diseñadores y artesanas de ambos países, que fue muy exitoso, y cuyos resultados quedarán reflejados en una publicación editada por esa universidad que se lanzará el año próximo.

Además, este viernes 14 y sábado 15 de junio, el conjunto de bordadoras que llegó de los valles jujeños estará brindando talleres abiertos y gratuitos en el MAP que incluyen la enseñanza de técnicas y herramientas para incorporarse al mundo laboral, así como diálogos que propician la integración, para reconocerse y aceptarse en la diversidad, de los que también van a participar las integrantes del grupo de capacitación, que cerrarán con una charla sobre cosmovisión indígena a cargo de Rosalía Gutiérrez, una dirigente de la comunidad coya residente en Buenos Aires, y Fanny Zabala, que es una artesana indígena nacida en Colombia, refugiada residente en Nueva Zelanda.

¿Cuál es el objetivo inmediato de toda esta serie de actividades?

Hace más de 20 años que trabajo en desarrollo local en diferentes lugares de nuestro país, y en esas recorridas por pueblos lejanos muchísimas familias de artesanos me contaban historias similares sobre sus hijas, conocedoras del oficio, que habían emigrado, dejando de dedicarse a las artesanías.

Esos relatos, que cada vez se multiplicaban más, me impulsaron a rastrearlas, a buscar esas historias aquí, donde encontré muchas mujeres que realmente habían hecho una vida totalmente nueva, y no querían conectar con aquello que habían dejado atrás, pero también otras que simplemente no sabían que en esos saberes había un potencial que las podía ayudar a superarse.

En esa línea, entonces, el objetivo inmediato de la muestra es poder darle visibilidad al trabajo que comenzaron a realizar quienes trabajan en los talleres, y también generar un intercambio entre ellas y las maestras artesanas invitadas, para que aprendan de sus técnicas, y especialmente de sus experiencias, y se animen a recorrer el camino que ellas han podido construir.

También, en un momento donde los museos están repensando su función de cara a las posibilidades y problemáticas del siglo XXI, Pertenencias en el MAP implica una fuerte toma de posición.

Desde ya, y fue una de las cosas que discutimos al iniciar el proyecto, porque el grupo de trabajo está conformado por mujeres que vienen de diferentes lugares de la provincia de Buenos Aires, donde tal vez tienen dos horas de viaje para llegar, o de la villa 20, o de Lugano en la Ciudad.

Entonces, frente a esas distancias nos preguntamos si debíamos hacer los talleres aquí o en sus barrios, y pese a que muchos nos decían que vayamos, decidimos que el MAP era el mejor lugar, porque aquí tienen a disposición un patrimonio invaluable, pueden ver las piezas de cerca, estudiarlas, ver los detalles, las terminaciones, las técnicas, buscar información, y, definitivamente, el Museo cumple una función no solo de conservación, sino de vehículo para que esas piezas estén cerca de quienes las producen.

Por otra parte, para ser emprendedora, que es el objetivo final de esta experiencia, uno tiene que moverse, hablar con gente diferente, ir a ámbitos diferentes, y manejarse, y por eso también es importante, ya desde esta etapa de capacitación, que ellas puedan comenzar a hacerlo trabajando en el MAP.

Fuente: Revista Palabras

ÚLTIMAS NOTICIAS