la información que buscás.
lunes, 28 de septiembre 12ºC Buenos Aires
Max: 13ºC | Min: 12ºC
TENDENCIAS

Por la devaluación y la supertasa, la inversión se hundió a su nivel más bajo desde 2010

21 de junio de 2019

Para los especialistas, no habrá recuperación en el corto plazo.

Tras un desplome del 24,6% en el primer trimestre, en línea con la profundización de la recesión, la inversión en Argentina cayó a su nivel más bajo desde 2010, asfixiada por la supertasa de interés y la mega devaluación de 2018. Un informe de la Fundación Mediterránea resaltó que la formación bruta de capital fijo ya es casi 20% menor a la de 2012 y vinculó esta situación con la realidad que atraviesa Brasil, el principal socio comercial del país, que acumula una caída equivalente durante el mismo período.

Tal como publicó el miércoles el Indec, la formación bruta de capital fijo se hundió casi 25% en un año después de iniciada la corrida cambiaria, que derivó en una agudización del ajuste fiscal y monetario. Contra el cuarto trimestre de 2018, cayó 0,9% desestacionalizado. El PBI en su conjunto bajó 5,8% interanual en el primer trimestre y 0,2% trimestral sin estacionalidad. De esta forma, la inversión perdió participación dentro del producto. al pasar del 19,5% en 2015 al actual 16,9%. Como contrapartida, el consumo pasó de representar el 72,1% de la demanda agregada al 75,1%.

Vence el Decreto 629/17, una oportunidad para reducir brecha tecnológica en Vaca Muerta

“La evolución de este indicador es esperable. Muchas empresas que han realizado enormes inversiones en el pasado muestran hoy elevados niveles de capacidad ociosa. Esto genera un círculo vicioso en la medida en la que los sectores que se dedican a la producción de bienes de capital y equipo durable no tienen demanda, a la vez que la depresión del consumo frena el resto de las cadenas productivas dirigidas al público en general”, explicó Agustina Gallardo, economista especializada en industria. El uso de la capacidad instalada fabril cayó en abril al 61,6%, según el Indec.

El economista de la Undav, Sergio Chouza, ligó el derrumbe de la inversión “con las magras perspectivas de repunte y las malas condiciones de financiamiento”, expresadas en la supertasa con la que el BCRA busca contener el dólar durante la campaña electoral, ubicada hoy en 65,4%.

“Con niveles de tasa arriba del 50% y costos financieros totales siderales, debería haber una perspectiva muy alentadora en las esferas productivas para tomar crédito para inversión, no sólo en términos de tasa activa (lo que sale el crédito) sino también de tasa pasiva “perdida” (lo que podrían obtener de poner dinero en el banco en vez de invertirlo)”, completó Gallardo. A eso se suma el impacto de la mega devaluación en el componente importado de las categorías Maquinaria y Equipo y Transporte, que cayeron 28,5% y 57,8%, respectivamente.

La Fundación Mediterránea afirmó, además, que “el caso argentino es análogo al brasileño”. Y apuntó: “Es difícil que en una gama importante de sectores económicos la inversión se dinamice si en Brasil existe capacidad ociosa en esas ramas productivas. Dada la interconexión de sus mercados, cabe de esperar que las empresas situadas en ambos países reaccionen primero con uso de capacidad instalada ante un envión de la demanda, antes que con nuevas inversiones”.

Con un plan de emisión 0% y tasas altas que continuarán al menos hasta fin de año, las perspectivas para una recuperación de la inversión no son alentadoras. “Incluso en un escenario de recuperación de la economía (que por el momento no se vislumbra), algunos componentes de la inversión tienen una reacción más lenta a la de otros indicadores (como por ejemplo el consumo), por lo que se necesita una fortaleza económica de magnitud para ver signos positivos en esta variable, más allá de recuperaciones puntuales que puedan experimentar algunos sectores más vinculados a la obra pública o a la construcción”, concluyó Gallardo.

Fuente: BAE Negocios

ÚLTIMAS NOTICIAS