la información que buscás.
lunes, 28 de septiembre 9ºC Buenos Aires
Max: 10ºC | Min: 8ºC
TENDENCIAS

Rogelio Frigerio: “Este paro solo se explica por cuestiones políticas”

29 de mayo de 2019

El ministro del Interior realizó una evaluación de la quinta huelga general de la CGT y sus aliados contra el Gobierno de Macri. “Han mostrado un alineamiento con el kirchnerismo”, disparó.

El gobierno consideró que la CGT está motivada por intereses electorales y que con el paro de este miércoles 29 de mayo solo busca erosionar la imagen de la administración macrista. En ese marco, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, evaluó la medida de fuerza, que es la sexta que enfrenta Mauricio Macri desde que asumió, en diciembre de 2015.

“En la conferencia de prensa que dieron los representantes de varios gremios de lo único de lo que no se habló fueron de las razones del paro”, opinó Frigerio, quien desde el mediodía mantuvo su agenda intacta en su despacho de la planta baja de Balcarce 50.

“Los gremios plantearon un claro posicionamiento político. En consecuencia en plena discusión de las paritarias, en pleno diálogo abierto con las autoridades del Gobierno, este paro no se explica sino por razones meramente políticas”, dijo el ministro del Interior.

El gobierno había desactivado con éxito el paro de transporte que la Confederación que lidera Juan Carlos Schmid había convocado para el feriado del 25 de mayo, en reclamo por el impuesto a las ganancias que pagan los choferes cuando reciben un pago extra.

Entre reuniones, Frigerio disparó hacia el espacio que anima la expresidenta – y ahora candidata a vice- Cristina Fernández de Kirchner, como la organizadora detrás del paro y la movilización al Obelisco que fue convocada para este miércoles 29 de mayo. “Los sindicatos que han participado de la conferencia de prensa han mostrado un alineamiento con el kirchnerismo”, cerró Frigerio. Este paro es el quinto de la CGT pero el sexto si se toma en cuenta el que hizo el Frente Sindical con bastante repercusión el 30 de abril.

El Gobierno, que supo cultivar una buena relación con algunos gremios y en particular con la central obrera, atraviesa un mal momento con el sindicalismo, dado que la CGT ya no resiste la presión de las bases y la popularidad del macrismo está en baja.  La cercanía de las elecciones tampoco ayuda a la Casa Rosada a estar en una posición de fortaleza para evitar este tipo de medidas de fuerza que tienen impacto en la economía y también en la política.

Fuente: Perfil

ÚLTIMAS NOTICIAS