la información que buscás.
miércoles 16 de octubre 13ºC Buenos Aires
Max: 13ºC | Min: 12ºC
sociedad

Se desconocen las causas del apagón que dejó a oscuras a casi todo el país

17 de junio de 2019

Nunca en la historia había sucedido algo así en la Argentina.

Entre la incredulidad y la preocupación, el país amaneció ayer, apenas pasadas las 7 de la mañana, en el Día del Padre, con la noticia menos pensada: un gigantesco apagón alcanzó a casi todo el territorio nacional (con la excepción de Tierra del Fuego y Villa La Angostura) y a Uruguay. Más de 48 millones de personas (casi toda la población de ambos países) se vieron afectadas.

En el Gobierno aún desconocen las causas de la falla, que tiene su explicación en dos hechos. Hubo una sobrecarga de energía en una línea de transmisión que conecta las centrales hidroeléctricas Yacyretá y Salto Grande, las mayores generadoras del país, con la red nacional. Por otro lado, y más grave, hubo una falla técnica en los protectores de la red, que deberían haber encapsulado el corte en la zona del Litoral. Fuentes oficiales dejaron entrever que podría tratarse de un hecho “orquestado” y no descartaban ninguna hipótesis. Lo extraño, señalaban en el sector, es que el blackout haya ocurrido un domingo a la mañana, en otoño, con un demanda de energía lejos de los picos del verano.

El apagón se prolongó durante ocho horas en la mitad del país, mientras que en algunas localidades se extendió durante más de 15 horas. A las 21.35, se había recuperado el 100% del suministro eléctrico.

“Se trata de un caso inédito, que será investigado a fondo”, dijo poco después del mediodía el presidente Mauricio Macri, mientras que Gustavo Lopetegui, secretario de Energía, dijo que “se trata de un hecho muy grave”.

El sistema de electricidad está compuesto por tres actores: generación, transmisión y distribución. Las transportistas llevan la energía desde los generadores hasta los distribuidores -por ejemplo, Edenor y Edesur- y estas empresas distribuyen la energía y emiten las facturas de luz. En este caso, la falla se habría provocado en el transporte.

La empresa que está a cargo del transporte de electricidad en extraalta tensión es Transener, que le pertenece en partes igual al Estado -compró la participación de Electroingeniería (del empresario Gerardo Ferreyra), a través de Ieasa (ex-Enarsa)- y de Pampa Energía, la compañía que tiene a Marcelo Mindlin como director ejecutivo.

En las primeras horas del día desde la Secretaría de Energía trascendió que el incidente podría haber sido “orquestado”, dada la coordinación que hubo en los cortes. Lopetegui dijo luego en conferencia: “No descartamos ninguna posibilidad, pero no creemos en la del ciberataque. Al menos no está dentro de las alternativas primarias que se están considerando, aunque sería apresurado de mi parte decir qué ocurrió”.

Lopetegui estaba secundado por Carlos García Pereira, director de Transener, y por Jorge Ruiz Soto, encargado de Transacciones Comerciales de Cammesa, que indicó que los primeros informes llegarán dentro de las 48 horas y que serán ampliados en un plazo de “una semana a 10 días”, cuando habría una nueva conferencia de prensa.

Otras fuentes consultadas señalaron que es “extremadamente inusual” lo que ocurrió. “Nunca había pasado y es raro que suceda un domingo a las 7 de la mañana, en otoño, con una demanda de 12.000 MW, menos de la mitad de los picos de 25.000 MW o 26.000 MW en verano. Es muy raro”, señalaron.

En principio, una sobrecarga generó un cortocircuito en la línea que une Colonia Elía y Belgrano, en Entre Ríos. Simultáneamente, la línea paralela que cubre Colonia Elía y Nueva Campana estaba fuera de servicio porque Transener está relocalizando una torre de transmisión que se está hundiendo a causa de que el caudal del río Paraná socavó los cimientos. Estas líneas llevan energía desde las centrales de Yacyretá y Salto Grande hacia Buenos Aires.

“Si bien el sistema está preparado para soportar el desenganche de una línea, en este caso se desengancharon dos líneas simultáneamente, ya que una estaba indisponible. Este debilitamiento anormal de la red de transmisión posiblemente desestabilizó las centrales de Yacyretá y Salto Grande y se perdieron sus aportes [alrededor de 3700 MW]”, explica un informe preliminar de Cammesa, la empresa con control estatal encargada de despachar la energía al mercado.

La sobrecarga que se generó, sin embargo, debería haber afectado solamente esa zona del Litoral. Pero algo ocurrió que hizo disparar todas las proyecciones del sistema y, para protegerlo, se apagó la totalidad de la generación.

“Se está investigando si los cortes automáticos que tienen todas las empresas distribuidoras y grandes usuarios actuaron correctamente. Aparentemente, en ese proceso transitorio desengancharon otros generadores adicionales [entre ellos, la central nuclear de Embalse] y todo el sistema quedó con un déficit de generación tal que lo llevó al colapso”, agregan en Cammesa.

Uruguay, igual que la Argentina, tuvo un colapso total del sistema eléctrico, mientras que en Brasil y en Paraguay también estuvieron afectados, pero sin consecuencias en el servicio. En el país, Tierra del Fuego, porque tiene sus propias centrales termoeléctricas, y Villa La Angostura, porque se alimenta de generadores propios, no sufrieron cortes de electricidad.

Si bien la falla se originó en la zona del Litoral, las provincias de Entre Ríos, Corrientes y Misiones fueron la primeras en tener restablecido en gran parte el servicio. Las siguieron Santa Fe y el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), que a las 18 ya tenía el 100% del servicio restablecido, según informaron Edenor y Edesur, aunque no descartaban cortes por lluvias o por efectos indirectos. En tanto, el noroeste argentino y, sobre todo, la Patagonia fueron las últimas regiones en volver a tener electricidad.

En el último caso, esto se debió a la dificultad de prender las máquinas de la represa de El Chocón, en Neuquén. Recién a las 17.30, y tras la intervención de Transener, que logró hacerle llegar energía del norte, comenzó a generar energía.

El agua fue otro servicio que se vio afectado porque en algunos casos operaba con baja presión, cortes y hasta presencia de turbiedad como consecuencia de la interrupción. AySA emitió un comunicado en el cual solicitaba a los usuarios un uso racional del suministro.

Casi 15 horas después de que comenzara el corte, a las 21.35 el Gobierno informó que el servicio de electricidad estaba normalizado para el 100% de la demanda prevista en el país.

Fuente: La Nación

ÚLTIMAS NOTICIAS