la información que buscás.
domingo, 27 de septiembre 16ºC Buenos Aires
Max: 17ºC | Min: 16ºC
TENDENCIAS

Trastorno de la conducta del sueño REM o actuar mientras dormimos [Columna]

23 de junio de 2020

Estas manifestaciones se encuentran asociados al contenido del sueño que suele ser desagradable.

Lic. Mercedes Velán Psicóloga - Matrícula 26.731.

Dentro del universo de los trastornos de sueño, existe uno frecuente pero poco conocido por la población, que se llama trastorno de la conducta del sueño REM o RBD, Rem Behavior Disorder, que tiene prevalencia sobre personas de sexo masculino, mayores de 50 años.  Lo que lo caracteriza es la alteración de la conducta durante el sueño REM como consecuencia de la pérdida de la atonía muscular. La persona  manifiesta que “actúa los sueños”.

Durante el sueño REM, momento del soñar propiamente dicho, la musculatura de las extremidades se desconecta para que no  actuemos lo que estamos soñando, siendo este  un mecanismo protector.  Cuando se encuentra alterado, la persona puede realizar movimientos  vigoroso, bruscos, dar manotazos, patadas, puede gritar, gemir, sollozar, llorar, hablar, caerse de la cama o salir corriendo mientras permanece dormida. Estas manifestaciones se encuentran asociados al contenido del sueño que suele ser desagradable, vinculado con pelas, caídas desde las alturas, persecuciones, situaciones angustiantes, pesadillas.

Es frecuente que ante el despliegue de tales movimientos tiren los objetos de la mesita de luz, golpeen al compañero de cama lesionándolo o lesionándose a sí mismo con hematomas, rasguños y hasta fracturas como consecuencias. El cansancio y la somnolencia diurna pueden ser quejas frecuentes, dada la alteración que se produce en la calidad del sueño.

Quien puede hacer una descripción precisa de todo lo sucedido durante la noche, y motivar la consulta con el especialista, es el compañero/a de cama. El sujeto que padece este trastorno puede no tener registro de lo sucedido, manifestando aún que duermen bien.

El modo adecuado de diagnosticarlo es a través de la polisomnografía. Este estudio  posibilita monitorear el sueño a lo largo de toda una noche, evidenciando todas las alteraciones que se puedan producir en la estructura del sueño. Si bien pueden haber noches que resulten mas tranquilas, incluso temporadas, donde la intensidad y expresividad de la conducta se apacigüen, la falta de atonía se encontrará siempre presente.

Si algún miembro de la pareja padece las conductas descriptas, sugiero que duerman en camas separadas hasta arribar al diagnóstico y tratamiento adecuado. Un sueño de buena calidad siempre es posible y necesario para un buen descanso y una vigilia plena.

ÚLTIMAS NOTICIAS