la información que buscás.
miércoles, 30 de septiembre 17ºC Buenos Aires
Max: 17ºC | Min: 17ºC
TENDENCIAS

Venecia se inunda de nuevo [Video]

14 de noviembre de 2019

La ciudad vive una semana de pesadillas.

Cuando todavía no se habían recuperado del impacto de la marea de la madrugada del miércoles, la peor desde el 1966, los venecianos han vuelto a ver este jueves como el agua alta volvía a amenazar con entrar en sus casas. Como estaba previsto, esta mañana se ha vuelto a anegar la plaza de San Marcos y la marea ha llegado a los 120 centímetros, nada que ver con la desastrosa inundación de 187 centímetros de hace dos noches.

“Dicen que al mediodía baja. El problema es que mañana habrá una máxima de 145 centímetros, pero con el mismo viento siroco del otro día, por lo que puede ser que llegue a 190”, avisa Marco Gori, propietario de una tienda de ropa muy cerca de la conocida plaza.

Los comerciantes coinciden en definir lo que pasó cuando prácticamente el 80% de sus calles se vieron completamente inundadas. “Una tragedia, una tragedia… Entró por lo menos medio metro de agua en la tienda. Se ha estropeado la mercancía, el material, las mamparas… un desastre”, mantiene Gori. Todavía tiene que calcular el coste de los desperfectos, pero cree que superarán los 100.000 euros.

El agua iba subiendo rápidamente, pero los residentes, ya acostumbrados, seguían con sus quehaceres diarios calzados con botas hasta las rodillas. Se han colocado pasarelas en los lugares más bajos de la ciudad, como las calles cercanas al puente Rialto, que estaban completamente anegadas. Era imposible avanzar sin mojarse.

Fabrizio Doria, que tiene un bar muy cerca del histórico viaducto, dice que está completamente desesperado. “Estamos acostumbrados a mareas de 130 centímetros o 140, pero no tan grandes, no hasta los 190. Una catástrofe, no se ha salvado nadie. A las diez de la noche levantamos las manos y nos rendimos. Sólo podíamos irnos, y ni eso, porque no funcionaban los vaporetti (autobuses acuáticos). Hay quien ha dormido en los locales, en hoteles o en casas de amigos”, relata.

Mientras los vecinos siguen intentando limpiar sus casas y negocios con agua y jabón, los turistas aprovechan para visitar una ciudad más frágil que de costumbre. Los únicos contentos son los vendedores ambulantes, que se han hecho de oro estos días vendiendo cientos de pares de una especie de chubasquero para los pies, imprescindible para transitar con el agua alta.

“Estuvimos en Venecia antes y hemos visto esto otras veces, pero esta es la peor. Para nosotras es lo de menos, pero es muy malo para el patrimonio y para la ciudad. Lo puedes ver, el agua entra en los edificios, es terrible”, contaba la holandesa Jenny, en su cuarto día en la Serenissima.

Decenas de grupos organizados de visitantes no perdían la oportunidad de tomarse la selfie de rigor con el agua hasta los tobillos ante la Basílica de San Marcos, que ha sufrido unos daños terribles en su recién restaurado mosaico. Esto, para algunos, es una falta de respeto. “Es como si yo fuese a casa de alguien donde apenas ha pasado un tornado a fotografiar una tragedia. Lo encuentro una cosa muy maleducada y muy poco respetuosa hacia quien trabaja como nosotros”, comentaba Marco Gori al respecto.

Pese a que el agua ya empezaba a bajar, los venecianos seguían apuntalando los pequeños diques de hierro ante sus puertas y amontonando los muebles para proteger los objetos de valor. La ciudad vuelve a preparase para la marea excepcional que seguramente sufrirá mañana, cuando según el Centro de Previsión de Mareas el agua alcanzará los 145 centímetros. Será probablemente el último golpe de una semana de pesadilla que la ciudad de los canales tardará mucho tiempo en olvidar.

Fuente: La Vanguardia

 

ÚLTIMAS NOTICIAS