la información que buscás.
viernes, 10 de julio 11ºC Buenos Aires
Max: 11ºC | Min: 10ºC
TENDENCIAS

Vitamina D durante el confinamiento

10 de junio de 2020

¿Cómo obtener este nutriente sin salir de casa?

El 90% de la cantidad de vitamina D que necesita el organismo procede de la exposición a la radiación solar, y el 10% restante se obtiene de la alimentación, según un estudio publicado en la revista Issues in Mental Health Nursing. Pero en el contexto actual puede ser complicado alcanzar los niveles saludables de este micronutriente sin salir de casa, ya que pasamos menos tiempo al aire libre y la piel apenas se expone a los rayos solares.

Según ha explicado la Dra. Rosa Taberner, miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología y dermatóloga en el Hospital Son Llàtzer, la principal particularidad de la vitamina D es que “depende en gran medida de que nuestro cuerpo la sintetice a partir del 7-dehidrocolesterol que tenemos en la piel. Y para que esta reacción se active es imprescindible la acción del sol, en concreto de los rayos ultravioleta de tipo B que son los que van a desencadenar la primera reacción química a partir de la cual vendrán otras, ya en el hígado, y finalmente en el riñón, hasta la formación de la forma activa de vitamina D, el calcitriol”.

En concreto, se necesita la longitud de onda cercana a los 297 nm, pero también es la que tiene mayores efectos perjudiciales sobre la piel, tanto a corto plazo, causando una quemadura solar, como a largo plazo, provocando fotoenvejecimiento, e incluso un cáncer de piel. Por ello, es importante saber cómo podemos conseguir esta cantidad de vitamina D a través de la radiación solar, pero reduciendo sus riesgos, así como las alternativas nutricionales que nos permiten obtener esta vitamina con la dieta.

Debido a la rápida expansión del coronavirus por el mundo, se ha pedido a la población que no salga de sus casas si no es estrictamente necesario. Esta imposición ha hecho que se reduzca la exposición general a la radiación solar en los ciudadanos, y puede que si se alarga en el tiempo aparezcan casos de déficit de vitamina D, aumentando el riesgo de desarrollar enfermedades cardiacas, respiratorias, diabetes, depresión, raquitismo, osteomalacia, osteopenia, osteoporosis, o fracturas óseas.

Por eso, la Dra. Rosa Taberner recomienda exponer la piel de nuestros brazos y piernas, o rostro, manos y brazos, al sol del mediodía, con protección solar, durante unos 15 minutos unos tres días a la semana, lo que sería suficiente para que el cuerpo sintetice la vitamina D necesaria según los estudios. La Dra ha recalcado que “los cristales bloquean la radiación UVB, que justamente son los que ayudan a sintetizar vitamina D, por lo que si no abrimos la ventana, no pasarán estos rayos”.

Pasar ese periodo de tiempo asomado a una ventana, o en una terraza o jardín, aunque esté nublado, será suficiente, tampoco es conveniente excederse “el truco consiste en conocer que nuestro sistema se satura a partir de los 20 minutos aproximadamente. Es decir, que aunque nos expongamos más tiempo no por ello vamos a ser capaces de fabricar más vitamina D”. También habrá que tener en cuenta la latitud a la que nos encontremos y nuestro fototipo de piel, por ser factores que interfieren en la síntesis.

(foto: webconsultas)

ÚLTIMAS NOTICIAS