la información que buscás.
viernes, 04 de diciembre 20ºC Buenos Aires
Max: 21ºC | Min: 20ºC
TENDENCIAS

Vittorio Gassman, en Cannes, y sin frenos… [Carlos Morelli]

4 de octubre de 2020

Fotos con Historia.

Carlos Morelli Cine +.

Mayo de 1979. Cannes. Mi tercera visita al festival más importante del mundo (y sus alrededores). Es el año de una gran cosecha, que quedará registrada en los premios del día final. Palma de Oro, compartida por “Apocalypse Now”, de Francis Ford Coppola, y “El Tambor”, de Volker Schlondorff. Mejor Director: Terrence Malick, por “Días de Cielo”. Mejor Actriz: Sally Field, por “Norma Rae”. Mejor Actor: Jack Lemmon, por “El Síndrome de China”.

Habrá también un premio para Stefano Madia, por su personaje – por entonces se entregaban distinciones para actriz y actor secundarios – de “Caro Papá”, el nuevo film de Dino Risi. Allí ese joven actor encarna a un estudiante, hijo de un acaudalado industrial, volcado al terrorismo. Y con una insospechada víctima en su derrotero inmediato…

Al día siguiente de la presentación del film, entrevistaré al “papá” de Stefano en el Hotel Martinez, habitual y esplendoroso “cuartel general” de las delegaciones italianas asistentes a la celebración de la Costa Azul. Es el mismísimo, insuperable, camaleónico, inagotable, acaso único Vittorio Gassman.

“¿El cine?: sí, por supuesto. Pero mi primer amor es el teatro. Y el segundo, ¡el básquet!”. El escenario siempre estará por delante. El cesto ya quedó muy lejos a sus actuales 56 años. La pantalla hoy lo posee por completo.

Hace un mes, con diferencia de días, ha estrenado sus ¡tres! últimas películas. Una es “Due Pezzi di Pane” (Dos Pedazos de Pan), de Sergio Citti, formando una “extraña pareja” con Philippe Noiret. Otra, “Quinteto”, de Robert Altman, con un elenco internacional que integró junto con Paul Newman, Fernando Rey, Bibi Andersson y Brigitte Fossey.

La tercera, esta “Caro Papá” donde ha reencontrado por enésima vez al director que lo condujera en trabajos con tanta huella como los de “Il Sorpasso”, “Los Monstruos”, “Il Mattatore” y “Perfume de Mujer”.

Con humor acaricia esa fidelidad recíproca: “Risi y yo nacimos el uno para el otro. Y somos como esos novios que siempre se alejan, pero sólo para extrañarse, y después se reencuentran para una gran celebración del amor. En nuestro caso películas son amores…”

Sin embargo, a la hora de reverenciar un nombre decisivamente asociado a su trayectoria, la elección primero sorprende, y después confirma su capacidad de gratitud. Menciona a Giuseppe De Santis, el director que, en 1949, le ofrendara su primer protagónico, nada menos que junto a Silvana Mangano, en la emblemática “Arroz Amargo” (“Riso Amaro”). “Si no hubiese sido por él, probablemente nunca habría pasado nada”.

Quizá por De Santis, a Vittorio Gassman desde entonces le pasó de todo, y nunca menos que muy bueno. Su rueda de la fortuna no se detiene. Ahora mismo, cuando se vaya de Cannes, y vuelva a casa, ganará el David Di Donatello como Mejor Actor, justamente por ese “hombre de hierro” que cruza de la sonrisa al espanto en “Caro Papá”.

Y después, otra vez con las cámaras encendidas, se subirá a “La Terraza”, de Ettore Scola. “Allí arriba me esperan, para cenar y para quitarnos todas las máscaras, Mastroianni, Tognazzi, Jean-Louis Trintignant y Stefania Sandrelli. Todos, bajo las estrellas de Roma. ¿Sabe que no hay otro cielo como el de Roma?”

A alguien que ha tocado tantos cielos nadie le puede discutir esa afirmación.

Afectuosamente.

Temas relacionados

ÚLTIMAS NOTICIAS